martes, 2 de diciembre de 2008



l “Ghot” o Gothico s una sub-cultura, un estilo y una manera de pensar, una filosofía y puede llegar hasta una forma de vida completa. Sin duda, ello puede parecer pretencioso y no caigamos en pretensiones malintencionadas que puedan llevarnos a conceptos erróneos. El término común en la cultura Gothico es una apreciación de la dicotomía de la vida, la dualidad eterna, el contraste entre la luz y la obscuridad, lo maligno y lo divino, con la conciencia de que ambas dualidades no podrían existir la una sin la presencia de la otra.

El Gothico no necesariamente viste de luto eterno, ni tiene el porqué ser un adicto empedernido o un autodestructivo incontrolable; la melancolía se entiende como parte de la dicotomía misma, al igual que el ente obscuro, y la religión es aceptada como un proceso humano y social, en más de una ocasión se podrá encontrar a un verdadero Gothico profesando ansiosamente el Cristianismo, el Judaísmo, el Islam o cualquier otra religión, más no por ello, ha de significar que dicho Gothico no lleve a cabo enfrentamientos internos y externos sobre la religión que profese o la cual no lo haga.

Está claro que el Gothico puede o no ser Satánico, es decir, puede o no profesar la religión Satánica, El Gothico no incita la destrucción por la destrucción misma, y más allá de ello, el Gothico acepta, comprende, entiende y discierne sobre la dualidad misma, cualquiera que ésta fuese.